Vivir la Eucaristía

Dios amoroso, fuente verdadera de inspiración y esperanza, bendícenos en nuestra peregrinación de fe como una familia Diocesana en St. Petersburg. Intensifica nuestro amor y nuestro compromiso con tu Hijo Jesucristo, cuya misión compartimos. Que continuemos siendo nutridos por Su palabra y transformados por el regalo de Su cuerpo y Su sangre en la Eucaristía. Permite que la presencia de Cristo resplandezca a través de nuestras vidas y que por el poder del Espíritu Santo, seamos enviados al mundo como instrumentos de piedad y de justicia. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor,
Amen.

María, Madre de la iglesia, ruega por nosotros